Un momento para reflexionar sobre las decisiones que estamos tomando

imagen1

 

No hay nada más tonto que tratar de engañarse uno mismo viviendo momentos vacíos y dejar de lado el amor de los tuyos. Les voy a contar una historia que tal vez no sea solo ficción porque cada cosa que uno escribe lleva parte de tu vida, tu realidad o la de tu entorno. Pero antes de comenzar quiero hacerles una pregunta…¿Estas segur@ de las acciones y decisiones que estás tomando en tu vida?.

Todas las personas que han tenido una relación saben que es muy difícil conservarla, pero más aún si uno de los dos se guarda sentimientos para sí. Cuando ocultas cosas te arriesgas a mucho, puede salirte bien o puede que no y al final puedes quedarte solo.

Benny y Samuel era una pareja hermosa, como todos cuando inician la etapa de enamoramiento, ella tenía una familia que la apoyaba y aunque siempre faltaba alguien en su vida, ella parecía ser feliz.

Ambos salían a pasear sin restricciones, aunque Benny tenía varios hermanos que la cuidaban ninguno se oponía a la relación. Iban al cine, a la playa, una reunión sin problemas.

No sé si Cupido sufre bipolaridad pero casi siempre une a personas de carácter diferente, científicamente se explica que polos opuestos se atraen – complementan, pero opino que de vez en cuando uno quiere mandar al carajo las leyes de la física, sobre todo si te trae problemas.

Samuel era un chico tranquilo, trabajador, le gustaba salir pero en modo relajado y sin extremismos. Tenía muchos detalles con Benny y si ella padecía de algo, él estaba ahí para consolarla. En estas épocas es difícil encontrar abrazos verdaderos, pero él se los ofrecía a diario pero no es que les esté narrando al príncipe azul o al chico perfecto, él también tenía errores pero había algo que lo diferenciaba de Benny, él era más expresivo y sentimentalista.

Sería mentir si les digo que Benny era frígida pero había algo que ella guardaba para sí que mantenía bajo un carácter fuerte y tenía sus amigos que dentro de ese círculo no estaban, aún, aptos para entenderla pero como cualquier jovencita le gustaba divertirse y salir, algo que no era visto con buenos ojos por Samuel y aunque a veces participaba en esas fiestas, prefería siempre algo más tranquilo.

Él trabajaba y estudiaba, ella solo estudiaba y el tiempo que estaban separados era el respiro de la relación. Benny como cualquier chica, y me incluyo, gustaba de la moda y aunque no exageradamente como las fashion victim, gustaba de lucir bien y de vez en cuando se olvidaba de su entorno focalizándose más en un cierto egocentrismo y su vida social.

El hombre se dio cuenta que de a pocos su novia se estaba alejando y, lo que es peor, ella ya no se daba cuenta de los pequeños detalles que la vida tiene con nosotros algo que ha Samuel le costaba entender y pensó que estar a su lado no era suficiente para ella, sin embargo, él mantenía una sonrisa fresca cuando estaba al lado de su amada.

Pero Samuel como cualquier ser humano pasaba por problemas que no quería contar a Benny para no preocuparla y ella no se daba cuenta de eso. Él contemplaba las fotos de ambos cuando estaban separados, porque las peleas se volvieron frecuentes. De pronto un día ella sufrió un accidente y para Samuel no había cosa más importante que estar al lado de ella. Benny se recuperó rápidamente mientras que él la atendía en todo lo que le fuese posible.

Cuando suceden situaciones inesperadas nuestras reacciones cambian, se vuelve diferente y tomamos otros rumbos pero cuando vemos que todo regresa a la normalidad podemos caer en lo mismo y olvidarnos del apoyo que nos brindan. Eso fue exactamente lo que pasó con Benny.

Ella volvió a salir y cuando él se enteró le dolió muchísimo, a penas si se había recuperado. La relación obviamente se deterioró más, él se sumió en una tristeza profunda y un vahído fuerte lo acechó y cayó al piso. Benny no estaba enterada de nada y para cuando ella lo supo él había muerto producto de un aneurisma que nadie sospechó ni por los dolores de cabeza que tuvo.

imagen

Fue en ese momento que ella se dio cuenta de todos los detalles que estuvieron alrededor, de cada sonrisa, cada salida y cada gesto que tuvo él con ella y sobre todo el dolor de no haber estado con él cuando lo necesitaba. Lloró mucho, demasiado y solo se quedó con las mismas fotos que él solía ver cuando ella no estaba.

Nada podía cambiar la situación, él ya no estaba ahí y ahora ella sentía su ausencia y un vacío grande que la acompañó siempre.

No soy nadie para juzgar, y a lo mejor sus historias no sean tan dramáticas como el que han leído, tampoco existe ninguna persona que esté leyendo esto y diga que solo ha tomado acciones o decisiones correctas pero ¿está en nuestras manos remediar un error y cambiar de actitud o estamos esperando que la vida nos empuje, como siempre, ha tomar una decisión?. No sé cuál sea tu problema pero quiero que sepas que las personas que están a nuestro alrededor y se preocupan de nosotros valen más que cualquier otra cosa vanal y pasajera de este mundo y el amor que uno siente por el otro no debe basarse en un supuesto.

 

Haz que cada momento valga la pena, antes que sea demasiado tarde

Haz que cada momento valga la pena, antes que sea demasiado tarde

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s